sábado, 30 de marzo de 2013

WILLIAM WALKER Y LA REPÚBLICA DE SONORA


Alfredo Cardona Tobón*



Desde los primeros años como nación independiente un vasto sector de la población de los Estados Unidos de América soñó con el “Destino Manifiesto” que le señalaba su expansión desde el océano Atlántico  hasta el Pacífico incluidos los territorios hispanoamericanos poblados por gente que consideraban de razas inferiores.

Las antiguas colonias inglesas compraron La Florida a España, La Luisiana a Francia, anexaron Texas en 1840 y California en 1845 e invadieron los territorios  de Colorado, Arizona, Nuevo Méjico, Nevada, Utah y partes de Wyoming, Kansas y Oklahoma; es decir el 55% de México.

LOS INTERESES DE LOS ESTADOS SUREÑOS DE LA UNIÓN

A  mediados del siglo XIX dos grandes bloques buscaban la supremacía en la Unión Americana: los estados del norte industrializados y opuestos a la esclavitud y los del sur con economía agrícola y recalcitrantemente esclavistas.

Para fortalecer sus posiciones, los sureños  urdieron la anexión de otros estados con la táctica empleada en Texas y en California, donde  comunidades anglosajonas se incrustaron, y una vez fortalecidas con la inmigración, independizaron los territorios y se unieron a los Estados Unidos. En este sentido fue notable la acción Los Caballeros del Círculo Dorado, la Asociación de los Hacendados del Sur y la Liga de los Derechos del Sur con intereses al sur del río Gila y con ambiciones incontroladas sobre nuevos territorios.

Con el apoyo del Círculo Dorado el 16 de octubre de 1853 el filibustero William Walker con medio centenar de hombres reclutados en los muelles de California se embarcó con rumbo a la península de Baja California; el pretexto era la defensa del puerto de Guaymas amenazado por los indios  apaches; pero la realidad era otra: se buscaba separar la vasta extensión de Sonora y Baja California para agregarlo a los Estados Unidos como otro estado esclavista.

Walker se internó en el mar de Cortés, desembarcó en la población de La Paz en la costa este de Baja California y el tres de noviembre de 1853 proclamó una Baja California libre, soberana e independiente. Poco pudieron hacer los mejicanos ante los invasores; el comandante Francisco del Castillo se refugió en San Diego y Antonio María Meléndez inició una guerra de guerrillas que con el correr de los meses minó la moral de los invasores en medio de una tierra desértica y solitaria.

La tropa de Walker reforzada por doscientos cincuenta voluntarios llegados de San Francisco tuvo que moverse de un lado a otro bajo la férrea disciplina impuesta por Walker; las raciones comenzaron a menguar y al final la tropa solo vivía de bananos y de pescado. Los merodeos en busca de alimentos se multiplicaron al igual que los enemigos que no perdían ocasión para asesinar a los invasores.

Sin el aliciente de tierras fértiles, ni el oro ni las riquezas, se fueron desvaneciendo los sueños de la tropa; en una tórrida noche tres filibusteros intentan desertar, pero Walker los sorprende  e inmisericordemente los manda fusilar. El 10 de enero de 1854  los norteamericanos retroceden a la   ensenada de Todos los Santos y en las ruinas de la misión de  San Vicente se proclama la república de Sonora que comprende, además, el territorio de Baja California.

Walker persiste en su aventura confiado en el apoyo de los Estados Unidos, pero la ayuda no llega;  pues el presidente Franklin Pierce interesado en la compra de la extensa zona de La Mesilla y otros territorios mejicanos, se ha comprometido a controlar el paso de los apaches por la frontera y a no inmiscuirse en los conflictos del vecino país. Pierce considera a Walker y a sus filibusteros como transgresores de las leyes de los  Estados Unidos  y  los invasores, sin comida y acosados por los habitantes de Baja California emprenden un largo recorrido por las sierras del Gigante y de San Pedro Mártir, traspasan la frontera y se entregan a las autoridades norteamericanas, que en un juicio de ocho minutos declaran inocente a William Walker.


¿QUIEN FUE WILLLIAM WALKER?

Este hombre de modales finos nació en el estado de Tennesse el ocho de mayo de 1824. De notable inteligencia  y gran ambición, Walker cursó medicina y derecho y complementó  sus estudios en Europa donde aprendió varios idiomas.

Walker se radicó en California donde ejerció el periodismo y se enfrentó a políticos corruptos.  Con el correr de los meses Walker se convirtió en un héroe local y en un instrumento de la causa sureña; defendió la esclavitud y creyó ciegamente en el Destino Manifiesto de los Estados Unidos. No se destacó por su valor, pues nunca combatió directamente, ni por sus dotes militares: era un oportunista  que soñó con imperios y con integrar a Centroamérica y lo que quedaba de Méjico a los Estados Unidos.

OTRO INTENTO FALLIDO

Un año después del fracaso de Walker en Baja California, el aventurero Henry A. Crabb, caballero del Círculo Dorado y amigo íntimo de Walker, desembarcó en Sonora con cien hombres en otro intento por  apoderarse de Sonora y sumarlo a los estados del sur. En Hermosillo, capital del Estado lo recibieron como libertador del pueblo y lo invitaron junto con su fuerza a un banquete público.  Los confiados filibusteros se sentaron alrededor de una larga mesa dejando las armas en una pared cercana; apenas habían principiado a gustar los manjares, una multitud de mejicanos se apoderaron de las armas, los hicieron prisioneros y la mañana siguiente los fusilaron a todos, inclusive al coronel Crabb.William  Walker, por su parte, continuó sus aventuras en Nicaragua, donde alcanzó la presidencia de la r, república,sumió al pais en una sangrienta guerra  y murió el 12 de septiembre de 1860 a manos de un pelotón de soldados hondureños.



republica, sumió al país en una sangrienta guerra y murió el 12 de septiembre de 1860 a manos de un pelotón hondureño.

lunes, 25 de marzo de 2013

: MÁRTIRES GRANADINAS

MUJERES EN LA INDEPENDENCIA COLOMBIANA

Alfredo Cardona Tobón


*
Con el Cristo y con la espada los españoles dominaron el territorio americano durante tres siglos. Jerarcas católicos han reconocido los horrores de la inquisición, los abusos con los indígenas y la imposición violenta del cristianismo en el Nuevo Mundo. No ha ocurrido algo similar con los  españoles que aniquilaron culturas y sometieron  de la manera más cruel los anhelos de libertad de sus colonias.

Claman justicia las aterradoras ejecuciones de Tupac Amaru y Tupac Catari en el Alto Perú, las de Galán y los comuneros  y las atroces muertes ordenadas por el “Pacificador” Morillo y sus secuaces. La indiferencia de España ante tan abominables hechos se debe en gran parte a nosotros mismos, herederos de chapetones, que sin cuestionar a los peninsulares, agradecemos sus “favores” como se hizo en el primer centenario de la independencia y lo repetimos en este bicentenario.

Duele sobre todo el sacrificio de tantas mujeres patriotas. Al analizar los motivos de las ejecuciones vemos que no había razón  para semejante castigo. La mayor parte de las acusaciones  tuvieron como base el auxilio a las tropas insurgentes, informaciones secundarias de movimiento de tropas o simplemente su adhesión a la causa patriota.
En ese enorme universo de víctimas recordaremos algunas granadinas que ofrecieron su vida a la Patria y cuya memoria, en la mayoría de los casos, se está perdiendo en medio de la ingratitud de sus compatriotas.

PRESENTACIÒN BUENAHORA

Fue una casanareña de Pore, dueña de un extenso hato ganadero.
Cuando todo parecía perdido, cuando la esperanza de libertad estaba en las lanzas de los llaneros, Presentación Buenahora surtía de caballos a las guerrillas de Ramón Nonato Pérez y suministraba víveres a la tropa del general Santander. En la casona del fundo hallaban refugio los soldados  patriotas  que atacaban al enemigo y como fantasmas se perdían entre los morichales.

Presentación Buenahora cayó en manos del coronel Bayer en julio de 1816 y la fusilaron el 28 de julio en la plaza de Pore para que sirviera de escarmiento a los rebeldes. Su sacrificio no quedó impune. En abril del año  siguiente las guerrillas del fraile Mariño capturaron a Bayer y lo ejecutaron inmediatamente.

JUANA ESCOBAR

Esta campesina de Sugamuxi cruzaba mensajes entre la vanguardia y la retaguardia del ejército libertador. En una de las misiones cayó en poder del general Barreiro, quien le ofreció el perdón si revelaba la posición y el número de combatientes patriotas. Ante su negativa se la condujo a los Corrales de Gámeza, donde tenían prisioneros a 37 llaneros. A todos, incluyendo a Juana Escobar, los ataron espalda con espalda y los atravesaron a lanza.

LAS HEROÍNAS DEL ALTIPLANO

En  1817 los españoles descubrieron una red de espionaje en Garagoa, Boyacá. Capturaron a Justina Estepa y la fusilaron  el 16 de enero en la plaza de la población. El 9 de noviembre de ese año ejecutaron  en esa misma aldea a Ignacia Medina, acusada de proveer víveres y medicinas a los rebeldes; el 3 de diciembre sacrificaron a María de los Ángeles Ávila y a Salomé Buitrago; dos días después, a Genoveva Sarmiento y el seis, a Inés Osuna.

En Sogamoso vivía Teresa Izquierdo. Era una costurera que elaboraba ropa para las guerrillas y servía de contacto entre los alzados en armas del Socorro y Casanare. Los realistas la descubrieron al igual que a Estefanía Neira de Eslava. Ejecutaron a Teresa el 24 de julio de 1818 y a Estefanía el 18 de enero de 18l9. Poco después descubrieron las labores de espionaje de Juana Ramírez y la llevaron al paredón el 10 de mayo de ese año.         

En un listado muy incompleto registramos  el nombre de  mujeres granadinas, a veces desconocidas, que murieron por su Patria y cuya memoria deben venerar  los colombianos:

Domitila Sarasti- Pasto- 1812                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
Luisa Góngora- Pasto- Muerta en 1812
Mercedes Ábrego- Cúcuta- Ejecutada en 1813
Rosa Zárate de Peña-  Tumaco- 1813
Ramona Alvarán- Cúcuta- Fusilada en 1813
Rosaura Vélez-Tumaco- Fusilada en 1814
Eugenia Rázola- Turbaco- Ejecutada en 1815
Rosaura Rivera- Neiva- Muerta en 1816
Carlota Armero- Mariquita- Fusilada en 1816
Joaquina Aroca- Purificación- 1816
Candelaria Forero-Charalá- 1816
Justa Estepa- Casanare- Sacrificada en 1817
Anselma Leyton- Lérida-Fusilada en 1817
Babiana Talero- Zipaquirá- Ejecutada en 1817
Remigia Cuestas- Tiribitá- Fusilada en 1817
Ignacia Vásquez- Mompox- Asesinada junto con sus dos hijas en 1817
Policarpa Salavarrieta- Guaduas- Fusilada en 1817
Mercedes Loaiza- Villavieja- 1817
Inés Ozuna- Santa Fe de Bogotá- 1817
María del Rosario Devia- Natagaima- 1817
Dolores Salas- Neiva- 1817
Luisa Trilleras- Natagaima- 1817
Evangelina Díaz- Zapatoca-  fusilada en  1818
Engracia Salgar- El Socorro- 1818
Antonia Santos- El Socorro- Ejecutada en 1819

A las mártires que se registran en crónicas y archivos, habría que sumar las combatientes que perecieron en emboscadas guerrilleras o perdieron la vida entre las milicias regulares con trajes de varones o sirviendo como enfermeras, auxiliares o cocineras. La participación femenina fue tan importante para  la liberación de nuestra Patria, que puede darse la razón al escritor Emil Luwding cuando afirma que sin su participación  no se habría hecho la independencia americana.