sábado, 7 de septiembre de 2013

ANTECEDENTES DE VIOLENCIA EN COLOMBIA

MENSAJEROS DEL INFIERNO

Alfredo Cardona Tobón *


            El general Eusebio Borrero, uno de los innumerables asesinos en la historia colombiana


La historia de Colombia es una sucesión de masacres, violencia y desplazamientos forzados de sus comunidades. Como causas se señalan la injusticia, la desigualdad y el egoísmo de las clases dominantes; éstas son una parte apenas de las raíces de nuestra tragedia, el resto habrá que buscarlo en la cultura del pueblo, la falta de un objetivo nacional y la carencia de patriotismo de todos.
A la danza macabra han contribuido los partidos políticos, la iglesia con su fanatismo y su falta de compromiso con los problemas terrenos y un Estado débil dentro de una sociedad intolerante y carente de principios éticos.
En el triste escenario de una historia sin gloria se han distinguido muchos criminales que han pasado de soslayo sin la sanción de sus contemporáneos y menos de las generaciones que los precedieron y que, al menos, debieran  estigmatizar su memoria.

DOLOROSOS RECUERDOS EN NUESTRO SUELO

Las regiones que conformaron el Viejo Caldas, al igual que  el resto de Colombia, han visto tenebrosos asesinos que han llenado  de dolor sus caminos, barbechos y poblados y aún se agazapan en nuestras montañas y sitios lejanos al igual que lo hacían “ Chispas”, “ Zarpazo” y el “ Capitán Venganza”.
Detrás de todos esos bandidos hubo criminales de cuello blanco que buscaron  poder y beneficio económico. A los nativos de Guática, por ejemplo, los desplazaron para arrebatarles su tierra, a los colonos de Belalcázar les dieron plomo para quedarse con las mejoras, los mayordomos del Quindío asesinaron a propietarios e hicieron invivible la zona para apoderarse de las cosechas de café; curas fanáticos iniciaron cruzadas pueblerinas para librarse de supuestos enemigos y políticos liberales y conservadores atizaron los odios partidistas para alejar a los opositores de las urnas.
En todas nuestras confrontaciones la sevicia y la crueldad fueron el denominador común. Fue atroz la matanza de “La Rusia” en la guerra de los Mil Días, cuando en medio de la noche la chusma guerrillera del Tolima pasó a cuchillo un destacamento gobiernista proveniente de Manizales,  y la del 5 de abril de 1877 en las faldas de Morrocaliente, donde los caucanos acribillaron, como en un concurso de tiro al pichón, a los derrotados que corrían inermes y llenos de pánico a buscar refugio en la ciudad del Ruiz

TERRIBLES ASESINOS

El diluvio de sangre  se desata a partir de la guerra de la Independencia, auque no se puede decir que la época colonial fue una era de paz, pues hubo guerra continua con las tribus indígenas y mano fuerte contra las pretensiones de los negros y los pardos.
Al remontarnos a la guerra promovida por los criollos e hilar notas dispersas en crónicas y biografías resaltan dos personajes sanguinarios: Eusebio Borrero y Simón Muñoz. El primero fue un ‘señorito’ distinguido del Valle del Cauca y el segundo un mulato esclavo, oriundo del Patía. Las vidas de estos dos personajes terroríficos se entrelazaron y sus actividades envolvieron el sur de la Nueva Granada y se extendieron hasta el cantón de Supía.
Los republicanos de la provincia de Popayán  creyeron que mediante el terror podían equilibrar su  precaria situación en medio de un pueblo hostil, que veía en los criollos un enemigo y en el rey de España el protector de sus intereses. A las primeras escaramuzas de los monárquicos se respondió con crueldad inusitada y sin fórmula de juicio asesinaron a honrados ciudadanos y a sacerdotes amigos de los europeos.

Eusebio Borrero, por ejemplo, apresó  decenas de simpatizantes del régimen colonial en Popayán, amarró parejas espalda con espalda y los despeñó   por un precipicio; tampoco perdonó a los vecinos del caserío del Patía, que quemó y redujo a escombros.
Borrero no olvidó sus mañas en la República, pues en 1840, al vencer a Salvador Córdova en el sitio del Chocho, en Riosucio, capturó a varios ciudadanos rebeldes que acusó de espías y los hizo fusilar frente a la iglesia de San Sebastián.

Simón Muñoz, a su vez, fue la réplica realista de Borrero. Las atrocidades de los republicanos en el Patía llevaron al esclavo a las filas españolas, donde su valor y ferocidad lo encumbraron al grado de sargento. Muñoz aprovechó el mando para saquear, violar y cometer todo tipo de fechorías.
Después de la batalla de Boyacá, Muñoz sirvió bajo las órdenes del oficial Calzada y avanzó a sangre y fuego por el Valle del Cauca. Un contraataque patriota lo hizo replegar hacia Popayán. Cuenta el general Obando en sus memorias, que en la retirada, las guerrillas republicanas dieron de baja a algunos rezagados de la columna de Simón Muñoz,  y el antiguo esclavo, lleno de furia, barrió con sus tropas la zona vecina matando a cuanta persona encontró en el área.

Fueron tantas las tropelías de Muñoz que el gobierno español le quitó el mando y lo llamó a juicio. Entonces el bandido desertó y se pasó a las tropas republicanas donde le encomendaron la consecución de recursos, que obviamente logró mediante el robo y la violencia. En una escaramuza en el pueblo de Quilcacé, los españoles capturaron a Muñoz y su jefe, Basilio García, ordenó que lo ultimaran a garrote. Muñoz recibió su propia medicina.

Los antioqueños pusieron a Borrero al frente de sus tropas en la guerra de 1850 y al capitular Braulio Henao en el Alto de las Coles, en Pácora, las tropas liberales empujaron a Borrero hasta su derrota en Rionegro. El matón caucano abandonó el país y murió pobre y solitario en la isla de Jamaica.


*           

lunes, 2 de septiembre de 2013

LA DORADA, HONDA Y LA COLOMBIAN RAILWAY


Alfredo Cardona Tobón*



El vapor llegó al puerto de Arrancaplumas y las luces de la cubierta resbalaron por las espumas hasta perderse en el ramaje del peñón de la orilla. Las calderas continuaron tragando leña y los coteros, divididos en dos grupos, descargaban el buque por un costado mientras por el otro llenaban las bodegas para emprender el viaje río abajo.

La jornada de trabajo se extendía de acuerdo con las necesidades de la empresa, y  ni al administrador de la "Colombian Railway y Navigation Company Limited", ni a los empleados nacionales que acolitaban sus abusos, les importaba que los obreros laboraran como esclavos, tras una ardiente jornada, sin descanso ni paga extra. La empresa europea  parecía operar en una colonia inglesa,  y no en un país soberano que debía defender a su gente.

La compañía, que monopolizaba el transporte por el río Magdalena, el ferrocarril de La Dorada a Honda y el cable aéreo de Mariquita a Manizales, pretendió dominar totalmente el flujo comercial, y para acabar con la competencia, subió los fletes ferroviarios a las mercancías que no habían utilizado sus  barcos.

Las maromas especulativas de la Colombian Railway lesionaban al comercio local, que creó una junta de defensa para oponerse al pool  de la compañía extranjera. La explotación de los trabajadores y los abusos de la empresa  unieron a los habitantes del caserio de La Dorada y a los vecinos de la población de Honda, cuyos destinos estaban unidos por el  río y por el ferrocarril, en una lucha que no fue exclusivamente obrera, pues a ella, sin distingos, se unieron las autoridades locales y todos los sectores sociales de la ribera.

ESTALLA LA HUELGA

El movimiento se inició el nueve de diciembre de 1917 bajo el liderazgo de Carlos A. Rueda, un antiguo maquinista del ferrocarril. "Ha llegado el momento de la unión- decían los manifiestos del Comité de Huelga- de la compactación en una sola masa, en un solo hombre fuerte, muy fuerte, para reclamar el derecho que nos corresponde… Así como la civilización se abre paso aún en los países más atrasados, así también los obreros tenemos que abrirnos campo en las empresas, y mucho más en las extranjeras, donde nos pagan salarios miserables, se nos explota y se nos aniquila y una vez agotados, se nos despide porque ya no servimos.."

Como un solo hombre, los coteros, los comerciantes y los ferrocarrileros se enfrentaron  a la poderosa compañía, que se vio respaldada  por un gobierno débil, vendido a los intereses foráneos. Los trabajadores no abandonaron los sitios de  labor para evitar que fueran ocupados por los esquiroles; los organizadores del movimiento prohibieron el consumo de licor y se alertó para que no recibieran el trago donado por la Colombian Railway

 Los huelguistas no se amilanaron con el despliegue de la policía y aguantaron estoicamente sus embates. No utilizaron fuerza ni violencia y para impedir la salida de los trenes los manifestantes se tendieron sobre las vias férreas, resueltos a que los molieran las locomotoras, si acaso, alguien osaba ponerlas en marcha.

LAS REIVINDICACIONES SOCIALES.

Tres días bastaron para  que el movimiento popular bajara los humos a los intocables explotadores ingleses. Una comisión formada por miembros del Concejo de Honda, el comercio de la ciudad y un designado de los huelguistas conferenció en Mariquita con mister U. Warren, administrador general de la Compañía. Se consiguió un aumento del 20% en los salarios, una jornada laboral de nueve horas y pases semanales para viajar en el ferrocarril, pero nada se consiguió en los fletes y tampoco se pudo remover a un funcionario de apellido Sanín, que se había convertido en el azote de los trabajadores.

Dos años después la Empresa seguía rehuyendo un convenio sobre servicio médico y el suministro de medicamentos y la jornada continuaba siendo de once horas diarias. Por ello el 31 de diciembre de 1919 estalló otra huelga que cobijó al ferrocarril y al cable aéreo y se extendió por las poblaciones de Honda, La Dorada y Beltrán.

El gobierno conservador envió cien policías para proteger a los esquiroles  y asegurar el servicio férreo. El pueblo reaccionó violentamente y tras algunos desórdenes se pactó luna mejora del salario del 30%, la jornada de ocho horas y la destitución del administrador general. Cuatro años más tarde los trabajadores del ferrocarril consiguieron, con otro paro, un  día de descanso remunerado y la indemnización por despido  y enfermedad.

Es verdad que el cable aéreo y el ferrocarril de La Dorada abrieron las puertas de Caldas al mundo exterior, pero fueron monumentos a la explotación y a los abusos. Los trabajadores debieron enfrentarse a un gobierno que veía, en todo reclamo laboral , la acción de los comunistas.