jueves, 24 de abril de 2014

MEMORIA DE SANTUARIO RISARALDA

MEMORIA PARA NO  OLVIDAR

 



A partir de este artículo empezaré una serie de escritos de autores confiables que traerán a  la memoria de las viejas y nuevas generaciones, la historia de la violencia política desatada en el occidente del Viejo Caldas, durante los gobiernos de Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez y Rojas Pinilla. No es una intención morbosa. Se trata simplemente  de recordar que las trágicas épocas  posteriores y las consecuencias que hoy sufrimos no son gratuitas, y se está en mora de señalar a los responsables de esa violencia y reconocer a las víctimas.


ESCRITO DE ALEJANDRO URIBE  RESCATADO POR ALFREDO CARDONA DE LOS ARCHIVOS DE SU HIJA ISABEL URIBE Y  DESTRUIDOS POR ACCIÓN DE LA POLILLA  ANTE EL DOLOROSO DESCUIDO DE LOS NIETOS DEL PATRICIO.

NOTA: Para situarnos en la época y comprender las circunstancias  conviene leer el artículo con el título de" El Senador Descalzo", de este mismo blog que  ilustra sobre la vida y obra de don Alejandro Uribe.

La relación de don Alejandro Uribe empieza en la forma siguiente y es parte de la formación que  infortunadamente  solo pude recuperar parcialmente:

"Conocimos esta ciudad desde que era corregimiento de Apía y luego en 1907 elevada a la categoría de municipio y por ello podemos atestiguar que fue una población culta, democrática, prospera y naturalmente liberal hasta que las hordas del régimen que principió en 1946 cayeron sobre ella y la convirtieron en un baluarte falangista, manejado hoy por todos los maleantes que reclutaron en los pueblos vecinos y que llegaron invitados, apoyados e instigados por los jefes conservadores del municipio, cumpliendo órdenes de los similares del departamento y de la nación y que contaban de antemano con la simpatía, el asentimiento y la tolerancia de las autoridades para cuanto quisieran hacer contra el liberalismo.

No valió a los santuareños godos saber que en los 16 años de gobierno liberal se les había dado todas las garantías, quizás mayores que las que se daban a nuestros mismos copartidarios, ni que el nueve de abril nos hubiéramos puesto al frente de  los nuestros, Que ya habían tomado las armas de los cuarteles de la Policía y Alcaldía para evitar que ocurrieran  incidentes desagradables, como en efecto se consiguió  pues no  se derramó una sola gota de  sangre, ni hubo  robos, ni incendios, ni se ultrajó a nadie, mucho  menos a los hogares como ocurrió. despues. A pesar de esto, la  gran mayoría de los conservadores de la ciudad cumplieron las órdenes recibidas y en asocio de los bandidos importados, se dieron a la tarea de exterminar a los liberales o hacerlos desocupar el Distrito, como en efecto sucedió. 

Más de 10.000 personas tuvimos que abandonar el pueblo para salvar nuestras vidas, dejando el fruto del trabajo de lustros en poder de ladrones, asesinos e incendiarios. Y muchos liberales que por inconvenientes insalvables tardaron en huir,  cayeron bajo  el fuego de los fusiles oficiales o cocidos a cuchillo  o despedazados a machete, así fueran inofensivos, honorables, trabajadores, jóvenes o ancianos, mujeres o niños. No quedó en la cabecera de Circuito, como se dijo antes de gran mayoría liberal, ni un solo empleado de los nuestros, ni un comerciante, ni abogados, ni médicos, ni boticarios, ni carniceros, ni vivanderos,  ni aserradores, ni obreros, ni artesanos ,  ni siquiera jornaleros que ostentaran el glorioso título de liberal.

En el régimen del año 30 al 46, hubo en Santuario dos muertos por política, a consecuencia de borrachera y en pelea a pleno día, provocada por los mismos conservadores, como lo reconocieron en su hora los mismo jefes de ese partido. En cambio vamos a anotar  algunos, apenas de los asesinados del año 1949 para acá, solamente conocidos,  pues en las veredas y campos las víctimas anónimas fueron incontables.

Nombre de los muertos   Lugar                         Sindicados

Álvarez Bertulfo               Cundina                    Miguel Hernández
Álvarez Ángel                   Gualanday                Bandidos desde el monte
Älvarez Ramón                 Pueblovano              Bandidos desde el monte
Angulo Antonio                 Fonda de Vallejo      Cuadrilla de 6 desconocidos
Álvarez Misael                  Mapa- Via Cundina  Cuadrilla de 6 desconocidos
Arias Roberto                   El Yarumo                  Desconocidos
Aguirre A. César               Patudal                      Desconocidos
Bedoya Octavio                Peralonso                   Desconocidos
Bedoya Francisco             Mapa arriba                Desconocidos
Batero N                            Pueblovano                Miguel Hernández
Batero (hermano)              Frente al hospital        Desconocidos
Cano. R.Francisco            Calle central                Ataque a la ciudad
Cañas N                            Peralonso                    Bandidos
Cano Ramón                     Calle central                Un policía a las 9 a.,m
Colorado ( Cacharrero)     La  Quiebra                 Bandidos
Calle N (El Paisa)              Nápoles                       Bandidos
Cortés P. Nolasco             Calichal                        Bandidos
Cortés N (hermano)          Calichal                        Bandidos
Duque Juan de Dios         Calle central                 Un tal Fernández
Echeverri Miguel                La Celia                       Bandidos
Franco Arturo                    San Rafael                   Bandidos
Giraldo Felipe                    Nápoles                       Bandidos
García Jesús                     Calle Peñasblancas    Bandidos
González Carlos               Café Balalaika              Bandidos
Gómez Neftalí                   Calle Central                Bandidos
 Fernández Rafael            Camino Tierrafría         Bandidos
Jaramillo Pompilio             Calle Central                Bandidos
López Avelino                    La Celia                       Bandidos
López Cesar( hijo)             La Celia                       Bandidos
Montoya Benjamín             En su tienda               Bandidos
Montoya Hernando (hijo    Calle central               Marcos T. Rodríguez
Mejía G. Julio                     El Tambo                   Espinosa y un Osorio
Marulanda  N.                     Playarrica                  Bandidos
Obando Roberto                 Cundina                    Bandidos
Parra Miguel                       Calle central              Bandidos
Pérez Ernesto                     La Quiebra                Policía
Penagos José                     Calle Central            Bandidos
Restrepo Carlos                  La Laguna                   Bandidos
Rios José                            Calichal                       Bandidos
Rodríguez Amos                 Peralonso                    Bandidos
Rodríguez Marco                 La Marina                     Bandidos
Rodríguez Aquilino             Calle central                 Bandidos
Rodríguez Antonio             Los Baños                     Bandidos
Restrepo Gonzalo              En la cárcel                   La policía
Sánchez Gerardo                 Finca de V. Franco         Bandoleros
Tobón Libardo                     Peralonso                       Bandoleros
Torres Ramón                     Mapa arriba                    Bandoleros
Torres N (hermano)            Mapa arriba                     Bandoleros
Tabares Pedro                   Quebrada Yarumo           Bandoleros
Uribe Ignacio                      Mapa arriba                     Bandoleros
Velásquez Enrique            Peralonso                          Bandoleros
Vera Juan                          Mapa-vía Cundina            Cuadrilla de seis
Valencia Gerardo              El Tejar                              Cuadrilla de seis

Villada Vicente                   La Celia                            Cuadrilla de seis
Villada (hijo)                      La Quiebra                        Cuadrilla de seis
Vallejo Vásquez N            La carretera                       Cuadrilla de seis
Sierra Roberto                  Plaza principal                    Miguel Hernández
Sosa Ángel                       La Bretaña                         Bandidos
Un chapín                         Orofino                               Un tal Ríos
Joaquín N                         El Bosque                           Desconocidos
Dos hermanos Sierra       El Cedral                            Desconocidos
Arango Humberto             Calle central                       Desconocidos


…  y muchos más que no conocimos y muchos desaparecidos, que seguramente fueron muertos y ocultados.  Estos son liberales todos, también murieron algunos conservadores a manos de  la misma chusma, de la policía y del ejército. Contados fueron  muertos por liberales con legítima defensa". 


NOTA ILUSTRATIVA:  En  1949, Santuario era el municipio con mayor votación liberal del occidente caldens y en 1963 era uno de los fortines conservadores de la región. Ese cambio se debió al desplazamiento forzado de las familias liberales por la violencia  tolerada por el régimen consevador e incentivada por Gilberto Alzate Avendaño y los llamados Leopardos manizaleños . De municipio líder en la región, con el primer colegio de bachillerato en la zona, con periódicos, centros culturales y destacados patricios se convirtió en  otro conglomerado campesino sin objetivos  claros ni visión de futuro. Apenas ahora, se está  conformando una clase dirigente, tras una sequía intelectual de varias décadas.

domingo, 20 de abril de 2014

UNA ÉPOCA CON TODOS LOS MALES

Alfredo Cardona Tobón

                             Primera catedral de Manizales

El cinco de abril de 1877 las tropas de Julián Trujillo entraron a Manizales tras sangrientos combates que se extendieron por el Alto del Perro, La Florida, El Guamo, el Alto de San Antonio, el Arenillo, Morrocaliente y Morrogacho.
A los andrajosos soldados caucanos se les sumó una turba procedente de la Aldea de Maria en los saqueos, atracos, robos de gallinas y semovientes y asaltos a fincas, sin que la alta oficialidad liberal pusiera coto oportuno a los desmanes.
"Las casas mejores y más valiosas fueron puestas de cuartel sin  pedirles permiso a sus dueños, y cuando no encontraban pronto las llaves, destruían las cerraduras o derribaban del todo la puerta exterior.
Los muebles, muchos de ellos valiosos y de buen gusto fueron tomados. Parte se envió a la Aldea de María para adornar sus casas y el resto fue despedazado y destinado a las fogatas de las cocinas.
Aunque el ejército vencedor tenía inmensas partidas de bestias, bueyes y vehículos de toda clase, se le pedía a los conservadores cuanto se les antojaba a condición de que si no daban inmediatamente el número de bagajes,  o lo que se pedía, se les sacaría una cantidad doble de dinero.
Como ninguno tenía bestias para bagajes, iban a arreglar con el alcalde, y este convenía en el acto en recibirles una suma de dinero. Al día siguiente volvía a pedirle nuevos bagajes, para que se rescataran de nuevo". [1]

Para sostener las tropas de ocupación y resarcir las pérdidas por la guerra, las nuevas autoridades exigieron contribuciones a los vencidos. A Manizales le fijaron la suma de $ 50.800, de los $ 75.000  que se le pidieron al Estado de Antioquia, y a partir de enero de 1878, el alcalde Mario Arana, cobró otros $ 2.000  mensuales a los vecinos, para organizar y mantener la fuerza pública y establecer postas y espías.[2]

CONTINÚAN LAS DESGRACIAS

En la noche del nueve de febrero de 1878 un fuerte temblor sacudió a Manizales. El alcalde Ismael Villegas, en oficio que envió a Medellín da cuenta del desastre:

" Sr. Secretario de Estado
Medellín

Tengo la pena de participar a U. Que el nueve de los corrientes, fue víctima esta población de un fuerte temblor que destruyó en gran parte los mejores edificios y que se hizo sentir en todo el departamento del Sur, causando daños de no mucha consideración en varios distritos.
El temblor empezó a las ocho de la noche y duró sesenta segundos, durante los cuales inutilizó por completo el frontispicio de la iglesia católica, el local de la escuela de niñas, parte de  la Casa Consistorial y muchas casas de habitación particulares, cuya pérdida se reporta en $ 46.601, excluyendo los daños causados en varias fracciones del distrito, que hasta la fecha no han sido calculados.
En los momentos aciagos, cuando todos los habitantes huían en desconcierto, dominados por el terror y la  impresión de los primeros movimientos de tierra, dejando hogares abandonados, la Prefectura excitó el patriotismo y la filantropía del denodado Batallón Primero de Zapadores, estacionado en esta plaza, para que diera protección a las víctimas, caso que las hubiera, y custodiaran las propiedades abandonadas, evitando así cualquier hecho criminoso y mantuviera el orden…
El aspecto que presenta en su parte material esta infortunada población , víctima constante de las furias de los elementos, es bien triste. Los pocos propietarios a quienes cupo la suerte de no ver caer sus edificios en el terremoto viven en los solares y casas pajizas, y dominados aún  por la desconfianza y el terror que les produjo la caída de sus habitaciones."[3]

Los vecinos de Manizales no habían salido del estupor del terremoto, cuando una nueva desgracia cayó sobre la ciudad. Desde tres años atrás la langosta se había estacionado en la orilla izquierda del río Cauca, sin que pareciera avanzar, pero súbitamente sus mangas alzaron vuelo y entraron a territorio antioqueño.

Esta es la voz de alerta y preocupación del procurador Julián Mora al alcalde de la ciudad:

"Estados Unidos de Colombia
Estado de Antioquia
Prefectura del Depto del Sur- No 51-
Manizales 23 de abril de 1878
Sr. Jefe Municipal de Manizales

-        Adjunto hallará U.  la alocución que dirigen al Prefectura a los habitantes y a los Jefes Municipales del Departamento del Sur.
La importancia del asunto es tal, que no basta una simple alocución para pintarle la inconmensurable calamidad que se nos presenta.
Es indispensable que U.  ponga en juego todo su prestigio y energía para destruir la langosta y que no se deje impresionar del considerable número ni de las versiones exageradas de los hombres sin fe.
No hay nada imposible en este asunto, será difícil, pero vencer en las grandes dificultades es la mayor virtud.
La Prefectura no limita a U.  la acción. Obre U.  con  prudencia y la experiencia le irá indicando lo que debe hacer. El logro del fin propuesto será el mayor servicio que U. pueda prestar a este distrito.."[4]

Al igual que en  el terremoto del 9 de marzo, el Batallón Zapadores con Valentín Deaza al frente, apoya la acción cívica contra la langosta y ayuda a abrir zanjas para enterrar los "pichones' de la plaga y a prender fuego a los rastrojeros secos para ahuyentar a los bichos.
Como si la guerra de 1876, la invasión caucana, el terremoto y la langosta, no fueran suficientes, el 11 de septiembre de 1878 la naturaleza castigó de nuevo a Manizales con otro fuerte temblor, que dañó las pocas edificaciones públicas que habían quedado en  pie.

Y SIGUEN LAS CALAMIDADES

En sesión del primero de agosto de 1878, el Concejo se reunió para atender la emergencia suscitada por las fuertes lluvias que azotaron la región, desmoronando caminos y varias calzadas del casco urbano.
La  Corporación edilicia excitó al Jefe Municipal para que obligara a la ciudadanía a "abrir y construir los caños que faltan, con el objeto de hacer las divisiones de las aguas en forma conveniente, muy particularmente en la parte baja de las carreras Salamina, Santo Domingo, Quindío y Tulcán , pues la gran aglomeración de agua durante la lluvia en algunas cuadras de la carrera de Carolina hacen casi imposible la construcción de la calzada que debe hacerse en la cuadra del Quindío."[5]

OTROS PROBLEMAS

Al azote de la naturaleza se suma la resistencia soterrada del clero que impide gobernar, la desidia de los mandos medios, el roce permanente entre la gente y las fuerzas de ocupación y la paralización del comercio con el Cauca.

En la Circular No 58 del 20 de mayo de 1878, el Prefecto del Departamento del Sur le escribe al alcalde de Manizales:

" Las calles y las plazas de los distritos están aglomerados de basuras e inmundicias. Los cerdos y  los perros han invadido a Manizales y se campean en bandadas, la mayor parte de las casas tienen sucias las paredes de las calles, en las calles hay puntos intransitables y todo por qué?-
Por el abandono, morosidad y negligencia de los Jefes de Policía y lo más lamentable es que en algunos de ellos no les sirve de estímulo ni áun el sueldo de que disfrutan…"[6]

La presencia de la langosta en la frontera antioqueña paralizó el comercio de Manizales. En parte porque los empresarios inescrupulosos retuvieron los víveres para aumenta su precio y en parte porque las autoridades de algunos distritos cercanos al  Estado del  Cauca, suspendieron el tráfico para evitar una hambruna y prevenir la escasez de algunos artículos.[7]

A fines de 1878  la situación de orden público era un volcán a punto de explotar. Los clericales se arman, los sacerdotes azuzan y el pueblo raso provoca a la tropa de ocupación. Leamos el siguiente informe del coronel Valentín Deaza al alcalde de Manizales:

"Estados Unidos de Colombia
Guardia Colombiana
Comandancia del Batallón Zapadores No. 197
Manizales 27 de diciembre de 1878
Sr. Jefe Municipal de este Distrito.
Presente
Se tiene conocimiento en esta comandancia de que algunos individuos del pueblo están continuamente buscando y provocando molestias con los miembros del Batallón, quienes por respeto y consideración a la causa y gobierno que sostienen tratan de evadir de todo, para no dar mal ejemplo en el lugar, ni motivo a que nuestros tenaces enemigos puedan denigrar de la buena fama de los cuerpos de la Guardia Colombiana, pero la experiencia ha probado ya, que con gente de mala índole, de aspiraciones bárbaras, no se puede transigir, por cuyo motivo ayer como a las seis y media o siete de la noche hubo una reyerta entre paisanos y los militares, de la cual U.  tiene conocimiento, en tal virtud espero que después de hechas las averiguaciones del caso, se sirva darme un informe de los cargos que resultaren contra los miembros del cuerpo o de la inculpabilidad de estos, pues mi ambición Sr. Es a más de cumplir estrictamente con las instrucciones que para situarme en esta ciudad he recibido, inspirar confianza a nuestros adversarios granjearnos la estimación de todos los habitantes sin distinción de color político,  con la esperanza de conservar la tranquilidad pública.
Atento servidor
Valentín Deaza."[8]

La racha de desgracias no terminó en 1878. Los malos momentos continuaron en 1879, con la revolución clerical, que empezó en las faldas de Olivares y se extendió por el  Estado antioqueño.





[1]  CARDONA Tobón Alfredo-  "Los Caudillos del desastre"- pag 207.
[2]  Decreto No. 2- Enero de 1878- Archivo del Concejo de Manizales-
[3]  Archivo del Concejo de Manizales-  Año 1878- Sin clasificar-
[4] Archivo del Concejo de Manizales- Sin clasificar.
[5] Archivo del Concejo de Manizales- Sin clasificar.
[6]  Archivo del Concejo de Manizales- Año 1878- sin clasificar
[7]  El  Procurador trató en vano de agilizar el comercio, como se ve en las circulares , cuyo texto se puede leer en el Archivo del Concejo de Manizales- Año de 1878-
[8]  Archivo del Concejo de Manizales- 1878- sin clasificar.