miércoles, 21 de enero de 2015

LA PROVINCIA DE MARMATO EN LA HISTORIA


Alfredo Cardona Tobón *

                                                  Calle de Riosucio 
         
 
 
Por su historia y por las comunidades que lo poblaron, la antigua Provincia de Marmato es la más interesante de cuantas conformaron el departamento de Caldas. 
Los límites de la región se extendieron variablemente entre los ríos La Paila, Cañaveral o el San Rafael y la quebrada Arquía, en límites con Antioquia, y desde la cordillera occidental a las riberas del Cauca.

La zona perteneció a Popayán y a Buga con el nombre de Cantón de Supía, formó parte del municipio de Toro a mediados del siglo diecinueve y desde 1875 hasta la conformación del departamento de Caldas tomó  el nombre de Provincia de Marmato con capital en Riosucio.

Fue una región densamente poblada en las lomas de clima medio y deshabitada en las zonas frias de la cordillera, el Valle de Risaralda, las riberas del río Cauca  y en dos extensas franjas colindantes con la Serranía de Polvocos ( Belalcázar) y  el Alto del Rey, en lo que hoy es  La Celia y Balboa.       Los resguardos indígenas de Pirsa, Quiebralomo, La Montaña, Quinchía, Guática, Tabuyo, Arrayanal y Tachiguí  ocuparon el extremo norte, y en la  parte meridional se asentaron negros libertos y los cimarrones de Carmen de Cañaveral y  de Sopinga.

PRINCIPALES POBLADOS.

En la Colonia, la localidad de Anserma logró alguna importancia. Cuando la abandonaron los encomenderos y se convirtió en un  poblado indígena,  Quiebralomo pasó a ser el eje de la explotación aurífera de la región.

Con la llegada de los  técnicos europeos a las minas de Supía y Marmato surgió  el poblado de San Juan, que  se convirtió en  el municipio más rico del extremo norte del Cauca. Por allí entró la ingeniería a Colombia y en ese pueblito recostado en una loma  se conformó un grupo humano, con sangre teutona y sajona, que ha dado lustre a la patria.

A mediados del siglo diecinueve las aldeas  de Quiebralomo y La Montaña desaparecen para crear la población de Riosucio, que se olvida de gobernantes nativos para ceder el poder a los políticos corruptos del Cauca.

Riosucio seguirá conservando el liderazgo de la antigua provincia hasta que la violencia política del siglo veinte  hace crecer el antiguo palenque de La Virginia, que al entrar el nuevo siglo se convierte en la población más promisoria de la banda izquierda del río Cauca. 

LA INVASIÓN ANTIOQUEÑA 

Las guerras civiles arrojaron su alud de desplazados, aventureros, desertores o gentes de bien, que buscaban la paz de las montañas en  la agreste topografía del territorio que conformó el occidente del viejo Caldas.

Hacia 1840 ganaderos y mineros paisas entran por la parte alta del Resguardo de La Montaña y fundan la población de Oraida. Diez años más tarde otra colonia minera se instala en un afluente que cae al  río Risaralda y levanta la población de  Papayal que alcanza la dignidad de distrito parroquial y desaparece sin dejar rastro.

Conservadores de Carmen de Viboral y de Marinilla,  en alianza con sus copartidarios riosuceños, desplazan a los nativos de Guática, se apoderan de la Cuchilla de Mismis y  construyen el caserío de Pueblonuevo, que inmediatamente se eleva a cabecera municipal con jurisdicción sobre los poblados indígenas de Quinchía, Guática y Arrayanal.

Desde los púlpitos de Jericó y de Támesis se concita una cruzada para poblar el norte caucano y librarlo de los ateos y enemigos de la fe. Se ofrecen semillas y lotes a los campesinos pobres que vayan a trabajar en los abiertos de Pedro Orozco en Ansermaviejo y en Belalcázar.

Desaparece la aldea de Tabuyo para  consolidar  la  agonizante localidad de Anserma, repoblada por los mestizos del suroeste antioqueño. Se extingue Tachiguí y con sus restos se levanta Belén de Umbría. Los nativos de Quinchía trasladan el viejo caserío a un sitio que tenga agua;  refugiados de la guerra de 1875 empujan a los emberas de las tierras altas de Tadó y  aparece Pueblo Rico.

Los empresarios de Supía en convivencia con  compañías extranjeras  arrebatan territorio y minas a los nativos de Marmato y Supía. Los Jaramillo y los Henao de Manizales  con los Marulanda de Pereira se antojan del valle del Risaralda y hacen correr a los negros de Carmen de Cañaveral, arrinconan a los descendientes sopingas en un callejón en La Virginia  y empujan a los colonos sin nombre hacia las estribaciones de la cordillera. 

LA PRESIÓN DE UN VOLCÁN 

No ha sido un lecho de rosas el pasado de la antigua provincia de Marmato. Poblada por paisas aventureros del suroeste, por descendientes de esclavos, por indios sometidos y vejados, por camanduleros que reestablecieron  la ignominia española en territorio chamí,  esa región ha sido una  continua explosión de violencia .

Por allí campeó la violencia partidista, crecieron los centros de sicariato y han salido innumerables   ‘mulas’ de droga alentados por el dinero fácil. En busca de oportunidades, que no encuentran en la provincia, miles de ciudadanos oriundos del viejo occidente viajaron a Europa y a Estados Unidos donde  han constituido colonias prósperas, que como la ansermeña en Nueva York , sostienen obras sociales y culturales en su municipio.

Tras de cien años en Caldas, la parte de la provincia de Marmato que quedó bajo la jurisdicción de Manizales, poco le tiene que agradecer al departamento. Excepto la troncal de  Occidente, no se ha visto una obra de aliento, ni se ha impulsado un polo de desarrollo, o se ha aprovechado su potencial minero. Riosucio está estancado y Anserma, que es un cruce natural de caminos, ha dejado pasar sus mejores opciones.

La parte de la provincia que quedó en  Risaralda no está mejor. Quinchía está en manos de gente incapaz de sacarla adelante, resultado del nombramiento de alcaldes populares; Santuario y Apía son cada vez más pobres y las vecindades de  Balboa y Mistrató todo dìa que pasa más despobladas y solitaria; mientras Manizales y Pereira crecen, la mayoría de  los pueblos de la antigua provincia de Marmato languidecen y se mueren. Han sido cien años perdidos debido a la incompetencia, a la politiquería y a  los intereses de grupo de la clase dirigente departamental. Un siglo desperdiciado por falta de líderes en la  provincia del viejo occidente

 
 
                                                  Panoràmica  de  Supìa

lunes, 19 de enero de 2015

LA BASURA Y EL VENENO DE LOS CANALES DE TV



 

Por MELBA ESCOBAR. EL PAÍS DE CALI

 
Una programadora que envenena y acaba de corromper a los colombianos


No tengo nada contra Diomedes Díaz. O mejor, contra su música. Tengo claro que tuvo un gran talento, no creo que haya que negarle su genio.

En abstracto, tampoco veo problema en que hagan una telenovela sobre quien algunos denominan ‘juglar de juglares’, “es sólo música y la vida de nuestro ídolo”, dicen otros. ¿Ídolo? ¿Van a mostrar cómo se drogaba en el escenario? ¿Van a explicar cómo seducía a muchachitas a las que luego dejaba preñadas? ¿Van a ilustrar cómo drogó y violó a una muchacha hasta causarle la muerte? ¿Van a contar cómo logró salir de la cárcel valiéndose de dudosas artimañas? ¿Van a representar su amistad con varios cabecillas paramilitares? ¿Nos quieren decir que este hombre corrupto, misógino, egoísta, asesino, es un ídolo? ¿Debemos creer que lo fue?

Se entendería que sí, porque la historia que nos van a contar es la de un niño enfermizo, que creció en la Guajira y que iba a la escuela sin zapatos, para luego acabar convertido en el emperador del vallenato, en el músico que más discos vendió en la historia de Colombia, ese al que tantos adoran, mientras cantan, se emparrandan y brindan por él. ¿Y habría que decir mientras maltratan mujeres en su nombre?

El héroe fabricado por RCN va a ser otro de esos que nos gustan, que nacen en la miseria y sin importar las consecuencias, siguiendo la ley de “el fin justifica los medios” son capaces de todo con tal de llegar a donde se han propuesto. Así lo sugiere la campaña de promoción de la ‘serie’, donde se refieren a él como ‘el ídolo’, por una parte, y por otra, -la más ofensiva-, nos invitan a “Diomedizarnos”.  

Si la serie mostrara a Diomedes con todo lo buen músico que fue, su genio y su maldad también, si dejara ver eso, tal vez tendría un sentido narrativo, artístico, simbólico, pero si fuese así, no podría pedirnos que nos “diomedizáramos”.Van a acabar convirtiéndolo en un ídolo a secas. Una versión caribeña y masculina de la Cenicienta, una gran mentira donde se reducirán a nada sus delitos, mientras se ensalzan o inventan sus virtudes.

“Diomedízate”, me espeta una valla mientras voy por la calle, “Diomedízate”, aparece en la televisión, en la radio, en las redes sociales, ¿Se trata de una invitación directa a asumir una conducta afirmativa hacia Diomedes Díaz? ¿A ‘convertirnos’ a su religión? ¿Alinearnos con él? ¿Volvernos sus cómplices, sus compinches? ¿Qué es exactamente “diomedizarse”? ¿Golpear a una mujer? ¿Violarla? ¿Drogarse y emborracharse hasta perder la conciencia? ¿Es solamente cantar y pasarla bueno? ¿Drogarse pero con moderación, golpear a una mujer pero sin llegar a matarla? Qué hipocresía. 

No se me ha olvidado el caso de Doris Adriana Niño, la mujer que fue sodomizada (¿diomedizada?) y que acabó con tanta cocaína introducida de manera violenta en su cuerpo, entre tantas otras cosas que no vale la pena relatar aquí, para luego de morir ser abandonada en una carretera a los 22 años.

 Hemos visto que “carne de ídolo” para las series nacionales tienen narcotraficantes, delincuentes, paramilitares, asesinos. Sin duda muchos de estos personajes resultan interesantes y algunas de estas series también. Pero una cosa es ver la “historia de sus vidas” y otra muy distinta es que un medio promueva una acción afirmativa hacia un personaje con un historial de violencia (especialmente contra la mujer) como el de Diomedes Díaz. “Diomedízate”, vuelvo a leer en la valla de enfrente, y siento como si me acabaran de dar un puñetazo en la cara.








Por favor tómense unos minutos para leerlo, vale la pena, es la pura verdad.


 
 CARACOL VS RCN. ¡QUÉ VERGÜENZA!..FELICITACIONES A QUIEN TUVO CORAZON DE ACERO

 

 
Amigas y amigos:
 
Quiero compartirles este documento, que ya es un clamor nacional. 
En el Hay Festival, asistí a un conversatorio entre varios editores europeos y una de las preguntas que debatieron fue:  
Qué se necesita para que un autor latinoamericano tenga éxito en Europa? Respuesta:  Que el marco de referencia sea sentimientos, no droga.  
Dijo que Europa está cansada de la droga y que si el autor es Colombiano, peor!!!
Los sentimientos están de moda.  Basta con mirar los comerciales de hoy.  
 
Me permito enviarles un documento crítico muy interesante enviado por alguien a RCN y CARACOL.  El autor infortunadamente no da el nombre, pero lo divulgo porque comparto su crítica. Es un poco largo pero vale la pena leerlo y divulgarlo.
 
Cordial saludo
 
ESTA CRÍTICA FUE ENVIADA A LAS DEFENSORÍAS DEL TELEVIDENTE DE RCN Y CARACOL, ASÍ COMO AL MINISTERIO DE COMUNICACIONES Y A LA COMISIÓN NACIONAL DE TELEVISIÓN.  
 
RESPETOS A QUIEN SACÓ VALOR PARA CANTAR ESTA REALIDAD...
 
¡Qué buen escrito! 
 
Por nuestro país y la cultura de COLOMBIA!!!
No más narco-novelas, narco-series, y narco-películas. 
NO MÁS NARCO-TELEVIDENTES, NINARCOAFICIONADOS.
 
"LA VIRGEN DE LOS SICARIOS", 
"LA VENDEDORA DE ROSAS", 
"MARIA LLENA ERES DE GRACIA", 
"SIN TETAS NO HAY PARAISO", 
"EL CARTEL DE LOS SAPOS", 
"SOÑAR NO CUESTA NADA", 
"LOS PROTEGIDOS", 
"LA VIUDA DE LA MAFIA", 
"PANDILLAS, GUERRA Y PAZ", 
"EL CAPO", 
"LAS MUÑECAS DE LA MAFIA" 
"LA BRUJA", 
"CORREO DE INOCENTES", 
"TRES MILAGROS"…
Entre otras porquerías, han servido de reafirmante y de estimulante para que ante el resto del mundo Colombia sea visto como un nido de ratas, y por ende que los colombianos que viven en el extranjero sean discriminados, marginados, maltratados, agredidos moral y físicamente, mirados como personas que son un peligro para quienes los rodean, por las supuestas "mañas", malas costumbres y negocios raros que al parecer todo colombiano lleva consigo. 
Estas producciones antes mencionadas, han sido hechas con el pretexto de "mostrar nuestra realidad".
Esa no es la razón que los motiva; lo único que quieren es llenarse los bolsillos a costa del deterioro de la dignidad y la reputación de nuestro país, porque saben el morbo de los extranjeros y de muchos colombianos por ver todas esas situaciones basadas en una situación negativa del país, que los distrae y los llena de emociones fuertes...
Venden unas historias disfrazadas que son "balazos" para la publicidad de Colombia ante el concierto internacional.
A causa de la reacción del cantante Fonseca, por la canción de don Omar en que relaciona a Colombia con la coca, en un foro de internet decía: "colombianos hipócritas, de qué se quejan, si ustedes eso es lo que muestran en sus programas de televisión: muestran que Colombia es la cuna de las drogas".
Así, cada vez que un colombiano entra a una sala de chat o a un foro en la red, es señalado, insultado, lo tratan de rata, de narco, de asesino a sueldo. 
Eso es lo que promocionan Caracol y RCN a través de la pantalla.
Lo mismo cuando el colombiano llega a otros países. 
En EE.UU. al periodista "Pirry", al momento de entregarle un premio en un evento importante, el anunciador antes de mencionar la palabra "Colombia" se movió varias veces la nariz, haciendo como si hubiera terminado de consumir cocaína. 
Ésas son cosas que duelen, que dan rabia... Pero qué se puede hacer, si éso es lo que muestran en la televisión para el mundo estas cadenas y nuestra mal llamada literatura.
¡Gracias Caracol Televisión!,  ¡Gracias RCN, por hacer posible el repudio del resto del mundo hacia nosotros!.  
Parece que no pueden inventar otra cosa, o es que simplemente no lo hacen porque ¿temen no atrapar a la audiencia nacional e internacional que desean?.
Parece mentira: Colombia tiene una pésima imagen a causa del narcotráfico, la violencia y la corrupción de algunos funcionarios del estado y, sin embargo, ¡¡¡ la televisión y el cine colombiano colaboran para empeorarla  aún más!!!
¿Por qué mejor no crean producciones que ayuden a contrarrestar nuestra mala reputación, mostrando todas las virtudes, cualidades y cosas positivas que tiene nuestro país y que tenemos nosotros?
Ya estamos cansados de  todo lo que la TV nacional y el cine de aquí hacen siempre de manera reiterativa: narcotráfico, mafia, traquetos, prostitutas, sicarios, corruptos, avivatos, matones, mulas, jibaros, drogas, ladrones, trampas, etc.
Ustedes, detrás del pretexto barato y trillado de mostrar la realidad de Colombia, se enriquecen a causa de la desgracia y la miseria del país, porque las tramas de sus productos audiovisuales se basan siempre en eso, pero ¿Cuál realidad del país? ¿Acaso esa es la única realidad de nuestra patria?Pongamos todos un grano de arena para que esto cambie; ustedes exportando esas novelas y esas series a los otros países, no ayudan en nada. 
Simplemente están llevándole una mala publicidad de nuestra tierra y de nuestra gente al resto del mundo.
Esa ambición de tener mayor "rating", de obtener millonarios ingresos y de derrotar al otro canal, ha hecho que piensen en todo, menos en las personas que ven sus porquerías de producciones. 
Recuerden que aparte de la gente bien formada, con bases sólidas en buenas costumbres, ética, valores y moral, que han recibido una buena crianza por parte de sus familias y que por ende tienen un criterio formado y una personalidad definida, también hay otros millones de personas ignorantes, carentes de personalidad y desafortunadas que no tienen una familia ideal que pueda formar en ellos un criterio sólido que les permita discernir entre lo que conviene y lo que no conviene, y que al vivir en la pobreza y en la miseria, ven en esos personajes de televisión los modelos de vida a seguir, copiando sus acciones característicasy sus actitudes; hasta empiezan a hablar igual que la cantidad de bandidos que salen en los dos canales privados, para ver si logran algún día  ser "capos" también y ganar millones con negocios, no importa que sean turbios, todo por salir de la pobreza en la que viven.
No vengan ahora con el argumento de que los padres de familia son responsables de lo que ven o no ven sus hijos, porque ustedes bien saben que Colombia tiene una alta degradación social, donde muchísimos padres no garantizan el bienestar y la buena formación de sus hijos. 
Ustedes son conscientes de eso, porque tienen un noticiero que todos los días lo reconfirma y en el que el contenido de violencia y maldad es más que suficiente para ampliarlo a través de sus poco creativos programas.
Así que en vista de ese vacío formativo por parte de los hogares, ustedes como medio masivo de televisión deberían aportar un grano de arena, para que los niños y jóvenes por lo menos aprendan alguna cosa buena.
Lo más cínico de todo es el horario en que dan esas "bazofias": en horario familiar, cuando todos están frente al televisor pero esto es intencional, obviamente, para atrapar una mayor audiencia.
A ustedes les importa un comino si los niños y los jóvenes, esto incluye a los suyos propios, aprenden todas las porquerías y las barbaridades que ustedes enseñan; a RCN y Caracol lo único que les importa es el "rating", es llevarse por delante a la competencia. Es una competencia salvaje y desenfrenada, y, como reza el refrán, "en la guerra como en el amor, todo se vale", pues acá se vale inventar cualquier tipo de situaciones y tramas, llenas de anti valores, donde no importa el contenido, con tal de atrapar la mayoría en audiencia, y si es posible la totalidad. 
Ustedes están dañando la mente de los más pequeños, y de esas personas, que una vez adultas carecerán de personalidad y criterio, y de manera incalculable, están contribuyendo a la degradación de nuestra sociedad.
Qué lejos estamos de la TV. de los 80's., hasta comienzo de los 90's., donde se realizaban producciones extraordinarias sin recurrir al sexo barato y a la violencia y se ponían de manifiesto nuestro valores culturales, literarios y folclóricos... 
Como extrañamos a directores integrales como: 
Jorge Alí Triana, 
Julio César Luna, 
David Stivel, 
Keppa Amuchastegui, 
Pepe Sánchez, ellos hicieron grande nuestras producciones y por ellos fuimos conocidos en el exterior... para que hoy los dueños del Biopolio (RCN Y CARACOL) hayan vendido nuestra identidad entregándose al mejor postor, MÉXICO... ¡¡qué daño nos ha hecho!!, los mexicanos nos convirtieron en su producto, porque el nuestro les estaba haciendo daño a nivel internacional. 
¿Dónde están los que hicieron: 
PERO SIGO SIENDO EL REY, 
SAN TROPEL, 
CABALLO VIEJO, 
GALLITO RAMÍREZ, 
LA CASA DE LAS DOS PALMAS, 
LA POTRA ZAINA, ETC.? ... y que tuvieron todo el raiting del mundo... en algunos casos, hoy, insuperables.
Volviendo al desastre de hoy en día... En estas series los policías son los malos y los delincuentes son los buenos. 
Además de todo lo anterior, también están acabando con la imagen de las instituciones del estado, que si bien algunas tienen funcionarios corruptos, eso no es razón para ahora hacerse ricos a base de esa situación tan negativa. 
Escuché alguna vez a un niño decirle a su padre que no era justo que la policía capturara al "capo", del canal RCN. 
¿Qué bonito, no? Un pequeño niño, en su inocencia, preocupado por un mafioso de la novela; un niño que está empezando a odiar a esos policías porque quieren detener al bandido de la trama "el capo". 
Miren, miren con este ejemplo todo lo que están creando en los chiquillos.
Unos jóvenes comentaban cómo les gustaría ser narcos, ser traquetos, porque prefieren vivir una vida corta, aunque en cualquier momento los maten, pero rodeados de dinero, lujos y comodidades, a vivir 90 años ganando el salario mínimo. 
Dense cuenta la percepción de la vida que están creando en los jóvenes, que, desafortunadamente, no tienen guías en su vida, que no tienen padres o familiares que les enseñen a vivir como debe ser, o que si bien los tienen, esas personas no les garantizan una buena formación como personas. 
Cuántas niñas desean ser muñecas de la mafia, para tener todo lo que a ellas se les antoje, sin tener que trabajar, pero esta conclusión se da por la pobreza y la miseria económica y espiritual en la que viven y por no tener opciones en educación, ni alternativas laborales; se arriesgarían a entrar en el oscuro mundo de la mafia y el crimen organizado.
No crea que algún día uno de nosotros tendrá que vivir en su familia esta lamentable situación que nosotros mismos hemos promulgado al ser pasivos espectadores. 
Prepárense porque "lo que se siembra se siega".
Por medio de estas "basuras" de programas le están mostrando a la juventud y a la niñez, formas de vida, que si bien son arriesgadas y peligrosas, son sinónimos de millones de dólares. ¡¡¡Qué gran daño le hacen a Colombia los dos canales privados y el cine nacional, y nosotros los seguidores de estas baratijas. Ellos ensucian aún más la imagen de los colombianos ante el mundo, contribuyen a la enorme degradación social y pisotean las instituciones estatales... 
Se enriquecen a causa de la desgracia, el infortunio y la miseria del país!!!
Sigan, sigan acabándonos y acabándose ustedes, porque al fin y al cabo también son colombianos.
Sigan vendiendo esa mala imagen, sigan dañando mentes inocentes, sigan influyendo en personas ignorantes y débiles, sigan acabando la televisión como tal, porque, desde que salieron al aire, estos dos canales, la TV colombiana ya no sirve.
Con gran descaro van por el mundo llevando sus películas, sus series y sus novelas nutridas de la mala suerte del país más rico de América, pero no rico económicamente, sino por todo lo valioso y no exaltado que contiene.
De qué sirve que haya tantos artistas triunfando en el mundo, deportistas colombianos exitosos en otras naciones, de qué sirve que Colombia exporte tantas cosas excelentes y tantas personalidades sinónimo de éxitos, si ustedes empañan todo eso con sus programas. 
Lo que más rabia produce es que ni el Ministerio de Comunicaciones, ni la Comisión Nacional de Televisión intervienen, ni se pronuncian al respecto; en Colombia todo el mundo hace lo que se le da la gana. 
Aquí estos dos canales monstruos de la TV colombiana no tiene nadie que los vigile, ni controle. 
Ellos hacen lo que quieren, llevándose por el medio a la sociedad y al buen nombre de nuestro país. 
Por éso es que desgraciadamente estamos tan mal como estamos. 
¿Será que el Ministerio de Comunicaciones y la Comisión Nacional de Televisión están recibiendo su "mordida" para pasar estas groserías de programas? 
Y dónde está el defensor del televidente?
¡POR FAVOR!!! ... SI ESTÁS DE ACUERDO REENVÍA ESTE  MENSAJE A TODOS TUS CONTACTOS.
ALIANZAS PERVERSAS - VOTEMOS POR NOSOTROS MISMOS. . . VOTE EN BLANCO
¡¡¡DEBEMOS HACER ALGO POR COLOMBIA... POR NOSOTROS MISMOS!!!
"Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos"
"Haz algo ya". Evalúa si es necesario imprimir este correo electrónico.
COLOMBIA ES UN PAÍS POR EL QUE ¡¡¡VALE LA PENA LUCHAR!!! 
LA EDUCACION ES LA ÚNICA VACUNA CONTRA  TANTOS POLÍTICOS MALOS Y MEDIOCRES.
POR ULTIMO LA TAL SERIE DE LA VIDA DEL ASESINO Y DROGADICTO DEL BANDIDO DE DIOMEDES DÍAZ, ES OTRO INSULTO PARA LOS TELEVIDENTES HONRADOS, SERIOS Y NO DROGADICTOS NI ASESINOS.
 


 
 

domingo, 18 de enero de 2015

LA ALDEA DE MARIA Y LOS INTERESES ANTIOQUEÑOS


Alfredo Cardona Tobón*

 

El 10 de enero de 1855 el Poder Ejecutivo de la Nueva Granada expidió un decreto fijando límites entre la provincia de Córdova y la provincia del Cauca; en tal decreto se corría la frontera hacia el Río Claro, con el argumento que ése era el río Chinchiná, y por tanto la aldea de María quedaba en jurisdicción de Córdova.

Con este cambio de límites se beneficiaba la Sociedad Gonzales y Salazar, heredera de la Concesión Aranzazu, el gobierno de la provincia de Córdova que era socia de González y Salazar y varios empresarios  que pretendían abrir un camino  entre Manizales y  Mariquita.

Con  la anexión de la Aldea de María a territorio antioqueño  quedaban a disposición de los empresarios paisas valiosos baldíos y el control de un camino expedito hacia el Magdalena por territorio controlado por la provincia de Córdova.

LA INCORPORACIÓN DE LA ALDEA

De inmediato el gobernador Venancio Restrepo, con asiento en Rionegro,  ordenó a las autoridades manizaleñas tomar las disposiciones necesarias para integrar a los aldeanos a la comunidad  antioqueña, haciendo todo lo posible para que cesaran los motivos de diferencia y celos que los separaban de sus vecinos.

Pero esa integración era  muy difícil por varios aspectos: aunque paisas, los aldeanos eran en gran parte desplazados  que  salieron de Antioquia por sus ideas políticas; estaban por fuera de los terrenos reclamados por la Concesión Aranzazu y gozaban de las libertades de un Cauca sin el dogal eclesiástico que ahogaba a los antioqueños. Por lo anterior era un perjuicio quedar fuera del Cauca y sometidos a las autoridades y los intereses norteños.

Sin consultar con el Cauca y haciendo caso omiso a toda disposición legal o de simple convivencia, el gobernador de Córdova ordenó la ocupación de la Aldea de María como si se tratara de una región conquistada por las armas.

Al son de tambor y de corneta se dio a conocer por bando el decreto del Poder Ejecutivo, anunciando en la plaza de la Aldea y en varios lugares públicos que el rio Chinchiná quedaba más al sur y que por tanto la comunidad quedaba dentro de las fronteras antioqueñas.

En una comunicación al alcalde de Manizales, el gobernador Venancio Restrepo, indicó que si encontraba oposición de palabra o acción o desobediencia manifiesta, cualquiera fuera el pretexto que se alegara,  debía levantar la correspondiente instrucción criminal y aprehender  a los culpables, haciendo uso de la fuerza si fuere necesario.

Numerosos aldeanos encabezados por su regidor Luis Ceballos se opusieron a los actos imperialistas de sus vecinos y se negaron a reconocer las autoridades de Córdova hasta tanto recibieran el asentimiento del Cauca. “Yo  en mi calidad de regidor- escribió Luis Ceballos al alcalde de Manizales-  no tengo ninguna noticia oficial de las autoridades superiores y tendré que hacer respetar mi autoridad. Supongo que igual conducta observaría usted, colocado en tan difícil  situación. La prudencia y el buen tino deben presidir los actos de los magistrados y ellos aconsejan que aguarde un poco tiempo más  para que revestidos de toda legalidad apetecible, extienda sus dominios hasta esta sección que se dice ha sido agregada a la provincia de Córdova.  Yo repito a usted, que si de buena fe desea la paz, la armonía entre nosotros, no dará  usted un paso alguno para que se turben, porque el que habla está dispuesto a protestar contra todo ataque y a resistir en el sostén de mi autoridad, aunque se vea el terrible caso de la agresión de conquista…”

SE DESTAPAN LAS CARTAS

El 19 de octubre de 1855 el alcalde de Manizales informó a las aldeanos  que el territorio donde estaba su pueblo estaba dentro del área cedida por el gobierno a la Sociedad González y Salazar, y por tanto debían mostrar los títulos que los acreditaran como propietarios.

Entre tanto el gobierno del Cauca movió todas sus influencias para mostrar que el  decreto estaba basado en un error, como era confundir el rio Claro con el río Chinchiná, y para fortalecer su posición en la frontera con la provincia de Córdova nombró a Pio Castaño como nuevo regidor y se iniciaron los trámites para elevar a la Aldea de María a Distrito Municipal.

Los antioqueños por su parte, se abstuvieron de forzar la ocupación, aunque conformaron una Junta Agraria que pretendió repartir los terrenos de la Aldea. Ese interregno municipal duró desde el 10 de enero de 1855 hasta el 11 de mayo del mismo año, cuando el Poder Ejecutivo de la Nueva Granada dio la razón al Cauca y  la línea fronteriza continuó sin variación alguna.

Aunque los aldeanos  se sintieron a salvo de las pretensiones de González y Salazar, el problema del camino hacia Mariquita continuó, pues  Pio Castaño se opuso  a la continuación de los trabajos por carecer de la aprobación legal del Cauca; el 5 de setiembre Pio Castaño recibió la orden de la provincia del Cauca de permitir la apertura del camino y entonces se adelantó la obra. En  noviembre los aldeanos terminaron el puente sobre el río Chinchiná que permitió el enlace entre Manizales y la Aldea de María.

Las relaciones entre las dos poblaciones tardaron meses en normalizarse; en Manizales acosaron a los aldeanos que osaban pasar el río Chinchiná y bloquearon el camino hacia el sitio de San Francisco; en una nota enviada por Castaño al alcalde de la localidad vecina   solicita que ” que no embaracen la marcha  a los transeúntes poniendo estorbos en la vía que lleva al puente, como hasta la fecha lo han hecho, pues se me ha dado parte que en la posesión de Andrés Hurtado han empalizado una parte del camino y que allí se amenaza a los que transitan por él”.

En tiempos de guerra la prevención entre los aldeanos y los manizaleños fue crítica y aún hoy las villamarinos  desconfían de sus vecinos, en tal forma que ha sido imposible su unión para conformar una asociación que beneficie a las dos comunidades.
*