viernes, 7 de abril de 2017

TRAS LAS HUELLAS DE FERRUCCIO GUICCIARDI


 Alfredo Cardona Tobón


Ante la invasión peruana en el año 1933, Colombia hizo un gran esfuerzo para comprar barcos y aviones y contrató pilotos veteranos de la primera guerra mundial para contrarrestar la superioridad enemiga en el mar y en el aire y apoyar las operaciones en tierra.

A las 14 horas del 14 de febrero de 1933 una escuadrilla de tres cazas y dos bombarderos colombianos lanzaron catorce bombas pesadas y cuarenta y siete livianas a las posiciones de Tarapacá a orillas del río Putumayo y días más tarde la escuadrilla ablandó las posiciones peruanas del barranco de Güepi. Entre los pilotos de diversas nacionalidades estaba Ferruccio Guicciardi, un italiano cuya memoria quedó en la historia local pues fue el primer aviador que aterrizó en suelo manizaleño

LOS LAURELES DE  GUICCIARDI

Ferruccio nació en Módena el 2 de julio de 1895 y como un águila su vida transcurrió en medio de las nubes. Su carrera militar  empieza en la  Segunda Escuadrilla  de Observación italiana durante la Primera Guerra  mundial;  luego,  como piloto de combate  recibe una medalla de bronce, y al  final del conflicto, Ferruccio hace parte de la   73° Escuadrilla,  una unidad de élite  equipada con aviones del tipo Hanriot HD1.

Terminada la guerra,  Ferruccio Guicciardi viajó al Ecuador en compañía de otros aviadores  y  el 4 de noviembre  de 1920, con su  compatriota Elia Lut, realiza el  primer vuelo postal entre Guayaquil y Quito en un avión adquirido por el periodista José Abel Castillo, propietario del periódico “El Telégrafo”. El viaje se proyectó sin escalas, pero por condiciones meteorológicas, el avión bautizado “El Telégrafo 1” aterrizó en Cuenca donde 20.000 personas los recibieron como héroes.

 En febrero de 1921, después de algunos vuelos de exhibición en Quito, Ferruccio Guicciardi piloteó el “Telégrafo 1” desde la capital de Ecuador hasta Ibarra y el 16 de ese mes voló a Tulcán en límites con Colombia. Un día después el intrépido italiano vuelve a surcar los aires y aterriza en Pasto llevando la primera posta aérea entre Ecuador y Colombia.

Como en Cali ofrecían una gruesa suma de dinero al primero que aterrizara en la ciudad, Ferruccio se entusiasmó con la oferta y patrocinado por el periodista José Abel Castillo,   salió de la capital de Nariño y el 21 de marzo tocó tierra caleña en la finca de su paisano Pio Rizo.

Ferruccio se vinculó a las nacientes empresas aéreas nacionales e hizo del Valle del Cauca su segunda patria. Remontó las cordilleras comunicó por aire a Barranquilla con Bogotá y a Cali con Medellín. Manizales no podía quedarse atrás de las principales ciudades colombianas y sus empresarios constituyeron en junio de 1921 una compañía aérea para volar entre Cali y la capital caldense. Es entonces cuando Ferruccio emprende un vuelo de prueba   que termina estruendosamente al chocar la nave con un montículo cuando aterriza en una  pista improvisada en la vereda La Enea.

LAS ACTIVIDADES EN MANIZALES

Mientras Ferruccio Guicciardi  en asocio con  Pedro Emilio Toro buscan  apoyo del comercio y de los ciudadanos en general; el  Concejo Municipal buscaba escoger un terreno para el campo de aterrizaje y para  tal efecto se comisionó al piloto italiano quien estudió varias posibilidades en el quebrado entorno manizaleño, rechazando los terrenos de La Cuchilla y también los de  Villalba.

Al fin Ferruccio escogió el sitio de La Enea y entonces se aprobó una carretera para unir el centro del poblado con el aeropuerto proyectado.  El 20 de junio de 1921 empezaron los trabajos y a pico y pala se abrió esa arteria que empezó a desembotellar la pujante comunidad de 40.000 habitantes.

En Julio de 1921, en la vecina población de San Francisco, hoy Chinchiná, se ultimaban los preparativos para volar desde allí hasta Manizales, pero como se presentaron algunos problems con las ruedas del avión Antioquia, Ferruccio  Guicciardi viajó a  Cali a traer unos repuestos.

 Sin autorización del propietario del aparato, el    piloto francés Ferdinand Machaux, que acompañaba a Ferruccio, acondicionó las llantas y levantó vuelo hacia la Perla del Ruiz: “Tengo una deuda con los señores manizaleños-dijo- los he dejado esperándome más de cuatro veces, eso no se compadece con mis ideas sobre exactitud; soy francés, ahí viene un italiano a volar sobre Manizales en ese avión Antioquia que me ha acompañado a tantas partes; hoy es 20 de julio y hay que celebrarlo”.

Machaux cruzó el suelo manizaleño y ante el asombro de la gente aterrizó en el campo de La Enea que solo conocía por referencias. Tocó tierra en medio de los aplausos y a las cinco de la tarde encabezó el desfile de autos, coches y camiones que levantaban una enorme polvareda y llegó a la ciudad que se volcó a sus pies, pues aunque Ferruccio había aterrizado anteriormente, era la primera vez que una aeronave aterrizaba en el arrugado Manizales sin ningún contratiempo

FERRUCCIO LUCHA BAJO EL PABELLÓN COLOMBIANO

 Ferruccio fue un pionero e impulsor de la aviación manizaleña y un hombre valiente que dio gloria a nuestra bandera en la guerra con el Perú, piloteando aviones de combate y   transportando provisiones y heridos, entre quienes estuvo Cándido Leguízamo, un corajudo soldado cuyo nombre honra una base sobre el rio Putumayo

Guicciardi dirigió empresas, impulsó la aviación y ancló definitivamente en tierra colombiana; murió en Cali en el año 1947 tras un vida plena de retos y realizaciones. Este italiano que unió a Manizales con el mundo puso toda su fe en Manizales, donde ni siquiera una humilde placa recuerda su paso por la ciudad.

lunes, 3 de abril de 2017

JORGE ISAACS Y EL AUTOGOLPE DEL LIBERALISMO RADICAL EN 1880

Alfredo Cardona Tobón






 En  la guerra de 1876 el liberalismo sometió la rebelión conservadora contra el gobierno nacional y ocupó la provincia de Antioquia, donde los caucanos impusieron un gobierno liberal presidido por  el general Tomás Rengifo.
No tardaron en presentarse serias divergencias entre los invasores y los miembros de su propio partido, dividido entre los radicales y los independientes, que llevaron a una rebelión comandada por  por el caucano Jorge Isaac  contra el sucesor de Tomás Rengifo.


El 14 de diciembre de 1879  Tomás Rengifo se desprendió del poder, abandonó a Medellín y regresó al Valle del Cauca.  El 25 de enero de 1880 la legislatura antioqueña designó  a Pedro Restrepo como el sucesor en la presidencia del Estado de Antioquia. pero una fracción del ala radical del liberalismo capitaneada por Jorge Isaacs, se opuso a tal nombramiento y organizó un golpe de cuartel para desconocerlo, argumentando que  con Pedro Restrepo corría peligro el poder liberal en Antioquia.
El 28 de enero de 1880  el coronel Ricardo Restrepo con 25 hombres opuestos a Pedro Restrepo se apoderó de las armas y del polvorín de las fuerzas oficiales acantonadas en Medellín, tras un combate que duró toda la noche y dejó  tres muertos y mas de veinte heridos.
Inicialmente los revoltosos nombraron como jefe interino al coronel Gaitán y en el mes de febrero los rebeldes proclamaron  a Jorge Isaacs Jefe Civil y Militar del Estado de Antioquia.
 Ante los hechos Pedro Restrepo se escabulló hacia el norte  donde se le unieron los elementos liberales que se oponían al control de los caucanos. Los seguidores de Pedro Restrepo se atrincheraron en la población de Amalfi y hasta allí se dirigió el comandante Cándido Tolosa con la intención de apresar al presidente del Estado. El 13 de febrero Cándido Tolosa  entró triunfante a Amalfi donde hizo 35 prisioneros, se apoderó de víveres y municiones y de veinticinco modernos fusiles.
 Una avanzada  del coronel Aguilera siguió tras de los pasos de Pedro Restrepo por la trocha de Pocoró , lo alcanzó y le dio captura con todas las consideraciones a su rango a su edad y a su precaria salud.
Pedro Restrepo aprovechó las circunstancias para huir con algunos compañeros pero no fue muy lejos pues los vecinos de Amalfi los recapturaron a cuatro leguas de la población escondido entre unos matorrales. De regreso a Medellín, el coronel Aguilera tomó todas las precauciones para evitar una nueva fuga: en el camino, Pedro Restrepo, todo compungido, le dijo a loas oficiales de guardia:
" No consientan  que el señor Isaacs los manche con mi sangre. El es sobrino de Julio Arboleda, es caucano y es judío, y por eso tiene un carácter sanguinario. ¿ Me fusilará?- ¿No creen ustedes que me fusilará?-
Mientras el autor de "La María" mantenía  en armas al Estado de Antioquia, el gobierno central presidido por Julián Trujillo desconoció la rebelión de Jorge Isaacs y sus amigos radicales. el 7 de febrero de 1880 expidió un decreto declarando turbado el orden público en Antioquia y aumentó elpie de fuerza para someter a los rebeldes y restablecer el orden legítimo en dicho Estado.
El 21 de febrero quinientos hombres de la Guardia Colombiana ocuparon a Manizales mientras el Batallón Rifles leal a Jorge Isaacas retrocedía hacia Salamina y tomaba posiciones en el Alto de La Palma.
el 24  de febrero los batallones Libres de Cundinamarca y el Rengifo salen de Medellín, también leales a Isaacas,  y  marchan hacia el sur a enfrentarse con la Guardia Colombiana. El conflicto parece extenderse y se vislumbra otro baño de sangre en la nación, pues de Bogotá y del centro del país llegan voluntarios dispuestos   a ofrendar sus vidas en defensa de las ideas radicales amenazadas por Julián Trujillo, un independiente mas cerca del conservatismo que de los radicales de su propio partido.
Jorge Isaacs avanza con los batallones Córdova  Plaza, el enfrentamiento entre los liberales es inminente. Las tropas nacionales rodean el campamento de los facciosos ubicado en tierras pacoreñas. Ningún bando toma la iniciativa del combate, al fina y al cabo unos y otros pertenecen al liberalismo.
Pedro Restrepo continúa prisionero en las toldas radicales y en alguna forma se las ingenió para firmar un acuerdo de paz que  le restituye la presidencia y permite a los alzados en armas retirarse honrosamente.
El  seis de marzo de 1880  se firma en el punto de Rancho Largo en territorio de Pácora el convenio de paz que pone fina a las hostilidades entre las dos fracciones  del radicalismo liberal en Antioquia:


"En Rancho Largo, campamento de la Primera y Segunda División del Ejercito de Antioquia, a seis de marzo de  1880, suscribimos esta acta,  expresión del convenio patriótico que por amor de la república y muy especialmente de los ´pueblos de Antioquia,  y a fin de evitar las luchas entre ellos y las fuerzas de la nación, posponiendo y olvidando todo nuestro resentimiento que antes  haya podido dominar nuestras almas, resolvemos ponerle termino definitivo  a la guerra en el Estado de Antioquia, aceptando, como de seguro las aceptan los pueblos y el ejército, las bases siguientes:
!- por decreto de Isaacs, hoy Jefe Civil  y Militar del Estado renunciará tal empleo para restituir al Señor Restrepo en el ejercicio del  poder ejecutivo como segundo vicepresidente del Estado.
3- El ejército que hoy comanda Isaacs continuará en el mismo pie y con la misma organización que se le ha dado.
4- Restrepo se compromete, en obsequio de la unidad liberal en Antioquia, a formar un ministerio que represente ambas fraccione y tanto el Secretario de Gobierno como el de Guerra y Hacienda  y Fomento serán nombrados por común acuerdo entre el vicepresidente y el Sr. Isaacs, Jefe de la Revolución.
5- Restrepo U,  habiéndose restablecido el orden legal en el Estado, solicitará de los jefes de la Guardia Colombiana la desocupación del territorio antioqueño,   pues de hecho han cesado las causas que las trajo al suelo antioqueño.  Si los jefes de la Guardia Colombiana, o sea el gobierno de la Unión,  continúan en hostilidad contra Antioquia,  Restrepo e Isaaas afrontarán resueltamente la situación ,salvando a todo trance la dignidad y la soberanía del Estado.
6- Hoy mismo expedirá Isaacs un decreto de amnistía para todos los prisionero que tiene en su poder.
7- El empréstito exigido a algunos capitalistas será amortizado en la forma y términos que Isaacs ordenó-
Jorge Isaacs, Pedro Restrepo.